La Vitrine es una propuesta que une tradición e innovación, y en donde se mezclan la creatividad y el cuidado obsesivo de los detalles, desde la producción y el sabor, hasta la definición estética en la decoración final.
Inaugurada en 2020 en la Ciudad de México, La Vitrine es la concreción de un proyecto largamente contemplado por la chef Sofía Cortina —junto con el chef Edgar Núñez, socio fundador— en el que, además de haber logrado reunir talento y pasión, manifiesta el resultado de una rigurosa formación y de una amplia y sólida trayectoria a pesar de su corta edad. Todo ello converge al fin en una pastelería francomexicana, a la vez auténtica y propositiva.

Inspirada en la tradición repostera francesa, Sofía utiliza las técnicas de dicho país para transformar ingredientes locales: frutos como el mamey y el zapote, el chocolate y la vainilla, o dulces como el piloncillo y la cajeta, que forman parte del universo gustativo nacional. En La Vitrine se eligen exclusivamente los mejores productos de la temporada para elaborar postres a través de técnicas tanto clásicas como contemporáneas.
Croissant
Este pan se originó en Austria —en Viena—, en el siglo XVII. Es un bollo al que se le da forma de luna en cuarto creciente (croissant). Una leyenda dice que fue creado para conmemorar el levantamiento del sitio del ejército otomano en la ciudad en 1683. Los panaderos vieneses (que trabajaban durante la noche) descubrieron que los turcos estaban cavando túneles bajo las murallas de la ciudad para entrar sin ser vistos, y dieron la voz de alarma, con lo que se impidió el asalto.

Ver más

Croissant
El rey de Polonia y Lituania encargó entonces a los panaderos la creación de un pan con la forma de la luna creciente, emblema de los turcos.
El croissant fue posteriormente introducido en Francia por María Antonieta.

Paris-Brest
Este postre es originario de la región de París. Fue bautizado en honor a una carrera ciclista que se realizó entre las ciudades de Brest y París en 1891. Tiene la forma de una rueda de bicicleta, es una corona elaborada con pasta choux, partida horizontalmente a la mitad, y rellena de crema pastelera de praliné. Está cubierta de almendras laminadas y tostadas.

Éclair
Este pastelillo se originó en Francia, en el siglo xix —algunos afirman que fue un invento del chef Marie-Antoine Carême—. Originalmente se le llamó “pain à la Duchesse” o “petite duchesse”. Éclair significa relámpago en francés. Recibe este nombre porque es un postre que se come rápidamente, como un relámpago. Se elabora con pasta choux horneada hasta que queda crujiente y hueco, y se rellena con crema pastelera de vainilla, chocolate, café u otros sabores.

Brioche
Pan nacido en Normandía, Francia, que se emplea tanto en pastelería como en platos salados. Su principal ingrediente es la mantequilla. Se dice que, en la época previa a la Revolución Francesa, cuando a la reina María Antonieta se le informó que los campesinos no tenían pan, ella respondió: “¡Que coman brioche!


Ha sido reconocida en diversas ocasiones como una de las mejores chefs pasteleras de México.
Comenzó su formación profesional en el restaurante Pujol del chef Enrique Olvera, que fue su escuela durante tres años en las áreas de cocina y servicio. Fue de la mano de la repostera Alejandra Rivas, esposa y socia del chef Jordi Roca, lo que reafirmó su gusto por la pastelería. En 2013 estudió en Espai Sucre en Barcelona, y trabajó en el restaurante Dos Palillos del chef Albert Raurich. Más tarde, realizó prácticas profesionales en la pastelería de Pierre Hermé en París, para luego regresar a Pujol.
En 2017 llevó, junto con el chef Eduardo García del restaurante Maximo Bistrot, la parte dulce de Grupo Peyote, empresa que inauguró diversos restaurantes mexicanos en el extranjero, en lugares como Londres, Inglaterra, Dubái e Ibiza. Durante este año, fue elegida para realizar postres en una cena caritativa en casa de Salma Hayek. Actualmente dirige la pastelería de su propio proyecto La Vitrine.

Ha sido reconocida en diversas ocasiones como una de las mejores chefs pasteleras de México. En marzo de 2019 realizó una master class en Omnivore Paris, uno de los eventos gastronómicos más importantes del mundo. Su estancia en París le permitió afinar su pasión por la repostería, y descubrir el valor de seguir con rigor las técnicas tradicionales, así como la vanguardia. Su trabajo al frente de diversos restaurantes la hizo consciente del manejo adecuado de los ingredientes dulces, para elaborar productos de excelente calidad y, al mismo tiempo, más saludables.
Sofía ha sido reconocida como la mejor Chef Pastelera de Latinoamérica por la lista Latin America’s 50 Best Restaurants 2020.